Cartas, poemas y letras a quienes buscan o son buscados

Una declaración y una denuncia por la miles de víctimas de desaparición forzada en nuestro país

#BuscarHastaEncontrarles

¿Dónde Están?

Álbum de cartas, recuerdos, fotografías y memorias de familias que buscan a sus seres queridos que fueron desaparecidos en el marco del Conflicto Armado en Colombia.

Carta a una desaparecida

Te escribo con ahínco en un acto de amor y subversión: Me
resisto a olvidarte. Me resisto a continuar mi vida con
naturalidad mientras tenga tu voz retumbándome en los oídos.

Quiero manifestarles que no están solos

Ustedes están en mis oraciones, al igual que todas las victimas del conflicto armado, ustedes no tuvieron la posibilidad de elegir, simplemente les tocó vivir crudamente la realidad de este país,

Siempre querida

La “Tata” y “Toño” te mandan muchos abrazos y besos; me dijeron que te escriba que te amamos, que te extrañamos; que donde quiera que estés nos llevas presente

Carta a los 299 desaparecidos de Granada, Antioquia.

Por favor perdóname, no he sabido honrar tu memoria, no he luchado lo suficiente para encontrarte, para aliviar las heridas de tu ausencia.

Carta a un detenido desaparecido

Hermano,
No me conoces ni yo te conozco, pero te quiero, y te extraño. Colombia, ese apellido que compartimos, viene con miedo, dolor y angustia, y por esto, viene también con fuerza, amor y esperanza.

Carta de Isaac Sierra García a su padre, Pedro Simón Sierra Rodríguez, detenido desaparecido hace 30 años.

Hola padre: La historia narraría que hace años ya no estamos juntos, pero en mi corazón, tú has vivido siempre. Todos los días te pienso, recuerdo los ejemplos de vida que sembraste en nosotros, el amor inmenso que brindaste y el apoyo para todos como familia.

En la montaña de una flor

Cómo hablar de amor, del amor secuestrado, el amor perdido, el desaparecido; el estancado en dolencias más largas que cordilleras, entre selvas, matorrales y hambre. Paula Arias

Mesa de Participación de Víctimas de Pueblo Rico Antioquia

Los seguiremos buscando y no los olvidaremos porque hicieron parte de nuestro diario vivir

JHON JAIRO CASTAÑO BLANDON – 31/12/2001

Hoy no me olvidé de ti, hoy te recordé como siempre al igual que todos los días, aunque hace mucho que tu cuerpo no se asoma en nuestras vidas, aun frágiles por tu ausencia, aun fuertes por tu esencia.

Elvia Rosa Hernández, Buscadora por siempre

Esta carta la escribo a usted y a todas las familias colombianas las cuales aun tienen la esperanza de ver de nuevo a sus familiares o tener conocimiento de su paradero

Mono Chicho

Hoy te escribo y te recuerdo amigo nunca supe tu nombre de pila pero desaparecistes y desaparecieron tus canciones y tu alegria

CARTA A MIS HIJOS

SIEMPRE HE PENSADO EN ESCRIBIRLES Y PODERLES  EXPRESARLES TODO EL DOLOR QUE NOS CAUSA SU AUSENCIA. NUESTRAS VIDAS CAMBIARON TOTALMENTE, YA NO SOMOS LOS MISMOS, HEMOS APRENDIDO A VALORAR A LAS PERSONAS QUE TENEMOS A NUESTRO LADO Y A AFRONTAR LA PENA DE LA AUSENCIA DE UN SER QUERIDO.

¿Dónde están?

¿Adónde están? ¿Y de ellos quién habla? Quisiera que el tiempo regresara; hoy hace 20 años disfruté de mi mamá y hermano, nunca pensé que era el último día.

Carta para el amor de mi vida JAVIER DE JESUS VANEGAS VELASQUEZ.

Hoy ya ha pasado muchos años desde que te vi por última vez, deseaba poder volverlo abrazar, besar y sentirlo cerca de nosotros que somos su familia…

Hola mi amor

Siempre estarás en mi mente, en mis recuerdos

UNA LUZ QUE BRILLA.

No hay paz cuando la ausencia hace las noches eternas. No hay paz cuando el dolor ha peregrinado 
Laura Gonzalez Tangarife 

Querido hermano

Querido hermano, hoy ya han pasado muchas cosas más de la vida de nuestra Madre y de tus hermanos, pero siempre hemos tenido la esperanza de que un día regresar

GALERÍA DE LA MEMORIA (poema)

No puedo canjearme
Pero aquí estoy
con mi dolor y tu ausencia a cuestas.
Solo importa esto: mi dolor
y aquí esta.

(Adriana Diosa,1999)

RUBÉN DARÍO

Te buscamos en el silencio

Te buscamos con la lluvia

Te buscamos con el viento

Manuela Lopera Jaramillo

BUSCÁNDOTE (poema)

CREO VER TU ROSTRO EN CADA PERSONA

CREO ESCUCHAR TU VOZ

LLAMANDO EN EL ARRULLO DE LAS OLAS

CREO VER TU ROSTRO EN CADA AMANECER

CREO VER TU CARA EN CADA ATARDECER

(Luz Salas)

Poema a un hijo

Se llevaron a mi hijo

No sé si lo vuelva a ver

Tengo roto el corazón

Por todo lo que pudo ser 

(Mónica Blair)

Carta a un desaparecido

Carta a un desaparecido   Si algún te encontrara en mi camino aquí o en  la  eternidad, te contaría cómo sufrimos por tí, buscándote por todas partes, algunas veces que perdíamos la esperanza, caminábamos de sol  a sol pidiendo  ayuda para encontrarte, hubo días que te sentía tan cerca de mí, sentía que caminabas a mi lado, ¿sabes? mis compañeras y yo te buscábamos y  llorábamos juntas, nos abrazábamos  y nos consolábamos unas a otras, sentíamos el  cansancio físico y el agotamiento,  pero nunca nos hemos dado por vencidas y seguimos buscándote, aún a veces te siento tan lejos… ya no sueño contigo, ya no te veo ni te siento en el aire, ya no siento que caminas conmigo; dime: ¿por qué ya no caminas a mi lado? No dejes de caminar conmigo, porque yo no lo haré nunca sin tí, recuerdas que me dijiste en mis sueños:  “busca, sigue buscando que al final tu intensa búsqueda producirá fruto”.   Luz Salas

A mi padre : Pedro Simón Sierra Rodríguez

A mi padre : Pedro Simón Sierra Rodríguez   Ya mañana cumplo 47 años y hoy 18 de  felizmente casado. Tengo un bonito hogar, un hijo de 14 años. Parte de mi vida está muy bien, tengo a dos hermanos y sus familias  y mi madre bien gracias a Dios, pasando como muchos esta etapa difícil del (coronavirus) distanciados pero por el avance de la tecnología en las comunicaciones nos vemos con muchas frecuencia, que bonito poder ver a mí madre y que maravilla poder comunicarme con cualquier familiar casi en tiempo real. Pero aunque tenemos tantas cosas fantásticas en el mundo, en  mi corazón hay un vacío. Tengo un montón de agradecimientos, de preguntas sobre la vida, de verle a mi hijo en sus brazos y jugar con él, como lo hacíamos mis hermanos y yo cuando fuimos niños, me gustaba  el columpio en sus brazos fuertes. Ya a pasado mucho tiempo  desde que yo tenía 17 años, pero a pesar de todo este tiempo siempre está esa silla vacía en casa, esperando que de nuevo él la ocupe, cuantos consejos me faltaron por escucharle quizás los más importantes, cuántos besos y cuántos abrazos tenemos pendientes, tantas historias nuevas y otras por repetir están todavía pendientes por escucharlas con su voz, cuanto amor está empacado al vacío sin fecha de caducidad para ti. Mi viejo querido, todos estos años nos acompaña tan lindos recuerdos, a medida que pasa el tiempo vemos todo lo que hiciste por nosotros, y que no llegaremos ni a la mitad de lo que labro para tu hogar nuestro hogar. Siempre estás presente en mí corazón y todos estos años han agrandado el amor por ti,  que no quedará  en el vacío de la desaparición. cada 31 de diciembre  en las campanadas de despedir el año siempre doy un brindis por ti. Que Dios te cuide, que Dios nos cuide. PEDRO SIMÓN  SIERRA GARCÍA. 08/09/2020