CUPOS COMPLETOS
Agradecemos a todos su interés en esta actividad, informamos que ya alcanzamos la capacidad del evento.

• El sábado 16 de marzo se realizará una jornada de costura en el Museo Casa de la Memoria.
• Se espera aportar en la construcción de una tela colectiva que recogerá relatos de víctimas del conflicto armado y se exhibirá en el edificio de la Comisión de la Verdad en la ciudad de Bogotá.
• 80 personas, que quieran expresar su historia a través de la costura, podrán hacer parte de la jornada. Las personas interesadas deben realizar inscripción previa.
• Esta iniciativa se vincula al taller de tejido que, desde hace 2 años, tiene lugar en el Museo Casa de la Memoria.
• Ese día se exhibirán seis telas que narran historias tejidas en la capital de Colombia.

 

Es importante reconocer la memoria directa de las víctimas y preservarla, no solo para que no se olvide,
Sino para que esto nunca más se repita y para tener la oportunidad de sanar.

Mayda Alejandra Espitia Bejarano, Integrante del costurero de la memoria

Hay quienes deciden escribir la historia. Otras elijen tejerla. Esto último es lo que ocurre cuando un grupo de personas se unen para hacer memoria a través de un oficio que involucra telas, agujas e hilos, tal y como ocurre en el Costurero de la Memoria, del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, en Bogotá, o en el Taller de Tejido del Museo Casa de la Memoria, en Medellín.

Miles de vidas se han extinguido a causa del conflicto armado colombiano, y alrededor de cada una de estas víctimas queda el dolor de sus madres, padres, hermanos, amigos e hijos, que ante la pérdida inician procesos de duelo. Mayda Alejandra Espitia perdió a su amigo más cercano, y en ese intento por sanar su pérdida supo de la existencia de un costurero que no se ocupaba de camisas o pantalones, sino de tejer recuerdos para aliviar el alma. Según Mayda Alejandra, tejer ayuda en el proceso del duelo porque “es una narrativa diferente y a medida que elaboras la tela vas sacando de tu interior todo lo que llevas guardado y lo vas plasmando por ahí”.

Desde que llegó al Centro de memoria paz y reconciliación, para formar parte del costurero supo que sería un espacio que le permitiría “crecer, mostrar, visibilizar. Lo más importante es la memoria como acto para que esos hechos no se repitan. El aporte es enorme, no solo hacia afuera, sino también hacia adentro”, explica Mayda Alejandra, que si bien llegó a este lugar por la pérdida de un amigo, su permanencia por más de cinco años se debe ahora a las incontables víctimas que ha dejado el conflicto.

 

Un costurero itinerante: una tela gigante

Aunque el Costurero de Memoria es acogido por el Centro de memoria, paz y reconciliación, en Bogotá, ha decidido compartir su experiencia con tejedoras de memoria de otras ciudades a la vez que se alimenta de lo construido por ellas. El propósito final: construir una gran tela que narre historias de vida de víctimas, que luego se exhibirá en el edificio de la Comisión de la Verdad, en la capital de Colombia. Para Mayra, que ya ha visto sus memorias tejidas en espacios de ciudad, “ver las telas es maravilloso, porque transmiten todo lo que uno siente, y también permite denunciar”. Es así como los relatos individuales le dan cabida a un relato colectivo, donde todos están presentes.

El principal propósito de este y otros ejercicios similares de costura en el territorio nacional, es que las víctimas se apropien de su relato. “Muchas víctimas del territorio nacional no han podido contar sus historias, y por eso la labor del costurero es llegar a todas esas personas para darles la oportunidad de que cuentan sus historias, con telas”, explica Mayra.

La visita del Costurero de la Memoria a la ciudad de Medellín, responde a un propósito de articular los costureros del territorio nacional, para que se apoyen unos a otros; además incluirá el lanzamiento de la caja de herramientas para la pedagogía de la memoria, en un intento por apoyar otras iniciativas a través de las puntadas que ya han dado en el arduo camino de volver sus historias de vida en memorias que buscan la no repetición y que incluye material pedagógico dirigido a las víctimas, mapas, telas y material de costura.

Al encuentro que se realizará en el Museo Casa de la Memoria, además del grupo de tejedoras que se reúnen cada semana, vendrán costureras de los municipios antioqueños de Nechí, Cocorná, Sonsón, Sabaneta, Argelia, San Francisco, entre otros, con la idea de que esta tela contenga historias de la mayor parte del territorio nacional. Luego de visitar la ciudad de Medellín, el Costurero de la memoria tendrá una siguiente estación en la ciudad de Popayán.

Las personas interesadas en tejer memoria, tienen plazo para inscribirse hasta el jueves 14 de marzo en:
https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeXNBYLJYwvdeSE3BZj67T2isAqgTN1_vM-6mUfNHPPbbNbzQ/viewform

Sobre el Costurero de la Memoria

En 2011 nació la Mesa de los Chanchiros, una iniciativa de organizaciones de Derechos Humanos, que buscaba acompañar el trabajo de construcción de memoria colectiva y la restitución de derechos de los familiares de las víctimas. En 2013, cuando esta mesa firmó un acuerdo con el centro de Memoria, Paz y Reconciliación, cambió al nombre Costurero de la Memoria. Kilómetros de vida y de memoria, pues en esta nueva etapa se pretendía dar a conocer las historias de las víctimas a través de una tela cosida por sus protagonistas.

Con el paso del tiempo, el costurero siguió convocando a víctimas del conflicto armado de diferente origen y se consolidó como una de las organizaciones de víctimas más influyentes del país, pues visibiliza el conflicto armado desde la perspectiva de las víctimas. Entre otros reconocimientos, obtuvo el premio franco-alemán de los Derechos Humanos; además, su trabajo ha sido expuesto en escenarios institucionales y culturales que le han merecido el reconocimiento de la opinión pública. En la actualidad se dedica a consolidar su iniciativa de Pedagogía de la Memoria a través del trabajo con universidades y estudiantes que hacen parte de los espacios del costurero.

El Costurero de la Memoria se reúne todos los jueves, entre las 2 y las 5 de la tarde, en el centro de Memoria, Paz y reconciliación, en la ciudad de Bogotá.

Sobre taller de tejido del Museo Casa de la Memoria

El taller de tejido, que nació en 2017, pretende generar un espacio de construcción de memorias participativas alrededor de las prácticas del tejido y la costura, fortaleciendo el diálogo de las víctimas del conflicto armado en Colombia, a la vez que ejercen el oficio.

Cada determinado tiempo se plantea una temática que se trabaja durante varias sesiones a la vez que se profundiza en técnicas de costura que fortalecer su desempeño en el oficio. Es así como asistentes a los talleres dialogan mientras cosen, a la vez que un integrante del taller recolecta las memorias en un diario de campo. El taller de costura se reúne todos los miércoles y viernes, entre las 2 y las 5 de la tarde en el Museo Casa de la Memoria, en Medellín.