El Museo Casa de la Memoria (MCM) es otro proyecto con que Medellín avanza para ser una ciudad más justa, segura y sostenible. Se ha fortalecido durante cuatro administraciones para responder a las responsabilidades que le impone su propio nombre. Es espacio de reflexión acerca de los conflictos que han azotado a Colombia y es lugar que acoge a todas las víctimas. En él, el arte y lo participativo se unen para contribuir a la reconciliación y a la convivencia pacífica.

Por la importancia de la tarea que encarna, vale la pena hacer un zoom sobre lo que la institución ha logrado en lo que va de esta administración y ver lo que proyecta para su futuro inmediato.

 

Diálogo con la ciudadanía

El MCM le habla a la ciudad de los retos de la paz y la reconciliación con sus exposiciones. Hasta hoy ha creado once. De 2016, vale mencionar Imaginarios un encuentro en el tiempo (Dic. 2016 – Nov. 2017), Niñez entre el conflicto y la esperanza (May. – Jul., 2016); y Narrativas del desplazamiento forzado (Oct. 2016 – May. 2017). De este año, *Geografías de la verdad (Jul.); Gramáticas del conflicto y la paz (Sept.), y Medellín|ES 70, 80 y 90, que habla de por qué la ciudad llegó a ser la más violenta del mundo y cómo sobrevivió (apertura Dic. 21).

*Geografías educa sobre las comisiones de la verdad e ilustra el modo en que el MCM trabaja. En su creación se acudió a reincorporados, organizaciones de víctimas y fuerza pública. Víctimas de toda Antioquia trabajaron con el artista Sergio Gómez para intervenir el Museo, lo que para ellas fue un reconocimiento a su proceso de búsqueda de la verdad. Más de 21 mil visitantes la han recorrido.

 Desde 2016 el MCM itinera sus exposiciones. La exposición Niñez entre el conflicto y la esperanza, visitó siete instituciones educativas en 2016; este año estuvo en el MUUA y en cuatro centros del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes. También itineraron este 2017 Archivo vivo (Archivo General de la Nación, Bogotá), Narrativas del desplazamiento (Congreso Colombiano de Historia, Medellín) y + que 2 para reconciliarnos, que está en la Casa de la Música de EPM, actualmente.

Para promover la comprensión sobre los retos y riesgos del posacuerdo, el MCM participó en 11 eventos. Entre ellos: Feria Internacional del Libro de Bogotá (2017), Fiesta del Libro de Medellín (2016, 2017); Panel “Paz y justicia transicional en Colombia” (2017); Congreso Internacional de Posmemoria (2017); y Simposio Iberoamericano de Filosofía Política (2017). Según reporte de la Fiesta del Libro 2017, el conversatorio Medellín|ES del MCM, fue el evento de mayor asistencia de los organizados por las instituciones participantes.

 

Conexión global

El MCM ha sido invitado a nueve escenarios internacionales estratégicos para su tarea, como Reconciliación, trabajo del pasado y memoria histórica en un escenario de posconflicto (Alemania, 2016), el Foro de Alto Nivel de Museos (China, 2016) y la Conferencia Internacional Educación sobre el Holocausto (EE.UU, 2017). Igualmente, participa en seis redes internacionales y nacionales: Coalición de Sitios de Conciencia, RESLAC, ICOM, Red Colombiana de lugares de Memoria, SIMCO y Mesa de Museos de Medellín. Fue reconocido con el Premio Franco Alemán de Derechos Humanos Antonio Nariño (2016) y con los Awards of Appreciation de la Organización IVOH (EE.UU, 2017).

 

Articulación y colaboración

En este lapso ha establecido lazos con más de 50 actores públicos, privados y sociales interesados en reparar el tejido social afectado por la violencia y en recuperar la convivencia en la ciudad. Entre otras instancias, integra el Comité de construcción de paz de la Alcaldía, la Mesa Municipal de Víctimas y la Mesa Voces de paz. Algunos de sus aliados son: EAFIT, UPB, ISAGEN, Caracol TV, Madres de la Candelaria, Ave Fénix, Mujeres Mandala, Fundación Gandhi, ICIP de Barcelona, Unión Patriótica, OIM, Anne Frank House; embajadas de Holanda, Francia y Alemania; ACR, DNP, Centro Nacional de Memoria Histórica, Fundación EPM, Explora, INDER y las secretarías de Juventud, Participación y Cultura.

 

Consolidación y crecimiento

Activó su gestión cultural para crear lazos con sus vecinos, aportar a la convivencia pacífica, convertirse en referente cultural y fortalecer la oferta turística de Medellín. Fruto de ello son los programas Música para la memoria, El último jueves del mes y Vacaciones memorables, que surgen para que la música, el teatro, el cine y la danza habiten el MCM y su entorno.

En diciembre de 2016 se consolidó como institución pública descentralizada al formalizar un comodato con el Municipio de Medellín, que le ha facilitado adquirir infraestructura tecnológica de red y datos, actualizar su Sala Central, hacerle mantenimiento al edificio y a todas sus redes. Además, por su función de custodiar documentación y recursos de memoria con su centro de documentación (CRAM) y por su producción constante de contenidos para publicaciones, avanza en su propósito de certificarse como centro científico.