GALERÍA DE LA MEMORIA

Para encontrar tu voz y tu protesta

Para plasmar en mi recuerdo tu cuerpo,

Aquí he venido;

Para pisar sin ti nuestras calles.

Que no me digan que te has ido

Aunque ya no estés.

No hay negociador, la luz se ha ido

No existe recompensa,

No puedo canjearme

Pero aquí estoy

con mi dolor y tu ausencia a cuestas.

Solo importa esto: mi dolor

y aquí esta.

Solo nos queda tu recuerdo.

Los captores creen

Que es fácil olvidarte

Pues se llevaron tu ropa,

Tu nombre, la tumba, tu sangre, tus huesos,

Nuestro duelo, nuestras lágrimas…

Pero se han equivocado

Por que es mas fuerte lo que dejan.

Nos dejaron tu rebeldía,

Tus sueños y anhelos,

Tu esperanza y tu amor;

nos dejaron tus calles,

Tu pueblo,

Tus banderas…

Para evocar tu recuerdo

Y refrendar con tu nombre

Las paredes de la historia

Hemos elegido un lugar:

De asfalto y aire,

De agua y tierra.

Para contarle a todos

Y que todos se enteren

que no te hemos olvidado,

ni nosotros,

ni tus congéneres,

ni tus consanguíneos,

ni tus conciudadanos,

ni mucho menos una sociedad

que hoy te reclama.

(Adriana Diosa 1999)