Carta a los 299 desaparecidos de Granada, Antioquia.

A todos los que seguimos esperando:

Me duele tanto que estés en silencio, que el tiempo te amenace con el olvido con cada día que pasa. No saber de ti, amigo mío, hermano mío, sangre de mi tierra, me pesa en el alma. ¿Con cuánta facilidad pudiste ser mi padre, mi hermano, mi abuelo? Brotan las lágrimas de solo pensarlo.

Por favor perdóname, no he sabido honrar tu memoria, no he luchado lo suficiente para encontrarte, para aliviar las heridas de tu ausencia. He buscado en muchas ocasiones la fuerza para seguir los pasos de tantos valientes, pero el miedo me come, el dolor me disminuye hasta hacerme pequeña.
¿Dónde estás? ¿Cuánto tiempo has esperado en ese frío que cuela hasta los huesos? ¿Nos has perdonado por la vida que dejamos que te arrebataran?
Te prometo que voy a encontrar la fuerza para buscarte, para buscar a todas las almas que aun no encuentran paz. Te prometo que no voy a dejar que se nos acabe la esperanza, porque en la verdad podemos encontrar la paz. Te prometo que ya no habrá más silencio, porque aunque la guerra se haya ido aún hay muchos que prefieren callar, que guardan odio y sufren en silencio.
Prometo no callar, nunca más.
Edy Yazmin Giraldo