La justicia tiene corazón

El pasado 18 de noviembre, en el Museo Casa de la Memoria, la Corporación Fasol entregó el informe de reconstrucción de memoria histórica de víctimas pertenecientes al poder judicial de Antioquia con el fin de potenciar la visibilización de las afectaciones de las violencias sobre esta población.

Durante la conversación confluyeron asuntos sobre el papel del Museo Casa de la Memoria dentro de este acuerdo de entendimiento, suscrito por ambas entidades en el año 2020, y que actualmente avanza en términos positivos. Según el director del Museo, Jairo Herrán Vargas,

“este proceso que se ha dado entre Fasol y el Museo ha sido muy interesante porque arrancó de una manera muy desaprensiva, nos fuimos encontrando y aparecieron unos puntos interesantes para continuar en esa marcha (…) El Museo dentro de su misión tiene el avanzar en la construcción de memorias y narrativas que han configurado antecedentes que han ocurrido en el conflicto armado”.

Para las víctimas, como Luz Aleida Patiño, también es importante el avance que se ha tenido:

“Nos hemos sostenido en un proceso de búsqueda de visibilizar que, gracias al Museo Casa de la Memoria, nos ha permitido enganchar un proceso de trabajo (…) Hemos llegado a un hallazgo y es que no hemos encontrado información suficiente sobre nuestros familiares; otro, que nos solidarizamos con el dolor del otro; también, solidarizarse en el compartir nuestra experiencia con otras personas que llevan nuestro dolor”.

En ese dolor, también, con un deseo profundo de justicia y verdad, desde Fasol, las víctimas y Asonal Judicial manifestaron algunas opiniones con respecto al papel de la institucionalidad en los procesos de investigación de crímenes contra miembros de la rama judicial.

Según Luz Aleida Patiño, “la Fiscalía no nos ha apoyado para visibilizar a sus muertos. La fiscalía ha estado en silencio. Ese ha sido un hallazgo (…) Ni ha habido responsables, ni ha habido la visibilización de todo lo que pasó”; asunto que también es manifestado por Marta Lía Herrera, de Asonal Judicial, “la Fiscalía es un botín político (…) la rama no se ha escapado. La pregunta de fondo es cómo hacemos para que la investigación penal cumpla su papel en la sociedad. En la perspectiva de la recuperación de la memoria histórica es importante que investiguemos”.

En el sentido de la construcción de memoria y la visibilización de las victimizaciones ha sido fundamental Fasol, pues, como lo enuncia Herrera, “las víctimas antes de Fasol estaban en una completa soledad”. Sobre todo partiendo del reconocimiento de que “la rama judicial ha puesto su cuota de sangre, de dolor” como la manifiesta el director del Museo, Jairo Herrán.

Los participantes concluyeron en la necesidad de seguir construyendo, desde las víctimas y las organizaciones que acompañan, las memorias de violencia y resistencia que han vivido los miembros de la rama judicial y sus familias.

 

Puede ver la conversación completa aquí