Víctimas conmemoran la masacre ocurrida en el Municipio de Segovia, Antioquia el 11 de noviembre de 1988.

Fotografía de El Colombiano

Fotografía de El Colombiano

  • La conmemoración será este jueves 11 de noviembre, desde las 2:00 p. m., en el Museo Casa de la Memoria y será transmitido por Facebook Live.
  • Se realizará un conversatorio en el auditorio y una muestra expositiva de una galería fotográfica que evoca la memoria del hecho ocurrido.
  • El acto conmemorativo hace visible y reflexiona sobre las experiencias que han surgido a raíz del proceso de reparación hacia las víctimas de la masacre de Segovia el 11 de noviembre del 1988 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

Cumplimiento de la Cláusula Tercera de la Solución Amistosa de la Masacre de Segovia

El Estado Colombiano y los representantes de las Victimas, abogados Javier Villegas Posada, suscribieron un Acuerdo de Solución Amistosa el 6 de mayo de 2015, en el que el Estado reconoció su responsabilidad internacional por los hechos ocurridos el 11 de noviembre de 1988 en el Municipio de Segovia – Antioquia, asumiendo entre otros compromisos, como medida de satisfacción, acciones en materia de memoria histórica y conmemoración.

 

Por estos hechos, el jueves 11 de noviembre los familiares y representantes de las víctimas de la masacre, el Museo Casa de la Memoria de Medellín, las entidades del Estado presentes, rendirán homenaje, a través de un conversatorio donde las víctimas, y la firma Javier Villegas Abogados, compartirán sus experiencias en el marco del proceso de Solución Amistosa, a raíz de lo ocurrido el 11 de noviembre de 1988, el cual fue homologado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

Además, se realizará la exhibición de una muestra expositiva que evoca la memoria del hecho ocurrido, la cual estará ubicada en el Boulevard del Museo durante una semana.

 

El acto de conmemorar es una forma en que el Museo Casa de la Memoria aporta hacia un horizonte de reparación simbólica a las víctimas, quienes han padecido de manera directa e indirecta los horrores del conflicto armado interno, pero es también la oportunidad para que aquellos que no comprenden la magnitud y los impactos del conflicto armado interno, puedan sentirse parte del tejido social al que le corresponde enmendar, reparar y trabajar por la no repetición de los hechos.